No retroceder

Mi corazón no está vacío,
la soledad es mi dueña
y me abraza Jesús,
que es el que me espera
para que sea su esposa
en la vida eterna.
Pero el valor y la dignidad
huyen como fieras…
y es el temor el cual se apodera
de los pensamientos escuálidos
de un traidor satanizado.

Espero que te haya gustado mi estilo de escritura ¡Dejá tu opinión!


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s