El ser que habito

Llévenme lejos.
Más allá de mis imaginables sueños,
al mundo del topacio y la flor,
del ocre y de la salvedad estancada.

Llévenme al camino olvidado.
Donde ese habitable ser
que muchas sucumbió a mis tristezas.
Ese que ahora ya no es el mismo.

Es más feliz, concede deseos y
regenera las ruinas con un
pensamiento fiel.
Lo quiero nuevamente conmigo.

Abrazando mi sien,
revolcándose en mi alma
y constriñendo el estómago,
apartando la desdicha y llorona
capacidad de botar mis habilidades.

Llévenme hacia él.
Estaré asombrada de su gran cambio de vida,
aprenderé de sus vicisitudes, bendiciones y caricias.
Pues nadie, solo él,
ha logrado entrar en mi
vejez, juventud y niñez.

Es el único ambiente capaz de dejarme
en paz cuando no lo necesite
y volverme a la sociedad
en el momento menos justo.

Es cuestionable a los razonamientos
humanos lógicos.
Es mi yo, mi otro ser,
mi capacidad de intelecto.

Mi uña podrida que da energía a
este cuerpo mutable.
Es mi fortaleza más preciada
que nunca cambia,
que a través de mi reflejo
seré siempre yo, la misma.

La mujer que en cuerpo
tiene alma y cimiento.

4

Espero que te haya gustado mi estilo de escritura ¡Dejá tu opinión!


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s