Para mi amiga

Si me mirás seria
y sin tibieza en la cara,
no estoy triste,
ni mi alma opacada.

Son mis ojos
y mis labios
que aman la soledad
no adivinada.

Eso sí, si me hablas,
yo escucharé
cada una de tus palabras.

Seré tu compañía, tu receptora ensimismada.
En tu problema, en tu vida y en todo lo que hagas.

Y si solo querés silencio
seremos dos compañías a la deriva.
Que no se buscan ni se encuentran
se desplazan en sintonía.

2(1)

Espero que te haya gustado mi estilo de escritura ¡Dejá tu opinión!


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s