Las negras se mueven

Mi amor está nuevamente en el tablero
con las manos tibias que sostienen su cabeza.
No le gusta ver a los lados, le sofoca
el ruido, la penumbra y la luz.
Consagra su tiempo y espacio
a la sabiduría incesante de su apertura;
esa que delimitó desde su computadora
y la ejecutó en el tablero de la casa
una y otra vez, sin verme, sin prestarme atención.
Cada una sus piezas toman su ritmo
y bailan al canto del opresor.
Ahora, sentado frente a las blancas
recuerda rápidamente su meta,
jugar, disfrutar, amar. Ajedrez con pasión.

¡Gracias por leer!

Puedes dejar tu comentario, estaré feliz de que conversemos sobre el arte de la literatura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s