Septiembre

Yo ordenaré tu mundo
le dije una vez de desenfreno,
sin analizar la frase.
Eran muchas sombras las que él guardaba.
Nunca supe cómo salieron.
Pero terminó amándome,
eso sí lo sé.
Me lo dijo.
Me lo confirmaron sus acciones.

Hoy estamos juntos
contándonos el mundo,
viviendo para nosotros dos.
Atreviéndonos al amor.
Reinventamos alocadas posiciones en el sillón.

Nos miramos con ternura
envuelta en neblina
que suspira la alegría del amor.
Tan románticos los dos
pero diferentes a la vez.
Somos impar de perfecta lucidez.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s